Salud y belleza en cada pirueta

 In Berriak

Muchas veces al practicar un deporte que nos gusta tenemos la sensación de que no nos está costando mucho esfuerzo, pero realmente no es así y son nuestras propias ganas de disfrutar las que nos impulsan. Esto se acrecienta mucho con el patinaje sobre hielo, ya que el deslizamiento sobre la pista genera la impresión de que con poca fuerza se consigue un desplazamiento grande, pero nada más lejos de la realidad, porque la energía empleada en la mayoría de movimientos del patinaje es muy considerable.

c600x360

No hay que olvidar que es un deporte, y por lo tanto requiere una carga física. De hecho, en una sesión de patinaje de una hora se puede llegar a quemar entre 300 y 600 calorías. Son muchos los beneficios de esta práctica, entre los que está tener una figura estilizada, pero estos son otros aspectos positivos para nuestra salud a tener en cuenta:

Mejora del equilibrio. Lo vamos a notar enseguida al estrenarnos con unos patines de hielo, ya que nuestro primer objetivo consistirá en mantenernos de pie y lograr deslizarnos sobre la pista. No es difícil y después de unas cuantas caídas se aprende rápido, por lo que además del equilibrio también mejoraremos la coordinación.

Flexibilidad. Esta cualidad la veremos incrementarse con el paso del tiempo y en función de nuestros avances. Al repetirse bastantes movimientos, como pueden ser agacharse, girar o estirar una pierna, se producen mejoras en nuestra flexibilidad máxima. Esto es especialmente beneficioso para todos aquellos que tienen problemas de rodillas.

Fortalece los músculos. Patinar no es como hacer pesas, pero hay una parte de nuestro cuerpo que es la que hace la mayor parte del esfuerzo en lo referente a la sujeción del peso del cuerpo. Hablamos de las piernas, naturalmente, pero una mayor musculación en la parte baja del cuerpo ayuda también a evitar el cansancio y los problemas de espalda.

Más resistencia. El patinaje tiene una gran parte de carga aeróbica, por lo que se trata de un buen ejercicio cardiovascular. Sus beneficios los vamos a notar, sobre todo, en nuestra capacidad de resistencia, que se verá prolongada. En nuestro día a día también observaremos que respiramos mejor, ya que la capacidad pulmonar aumenta cuanto más ejercicio hagamos.

Pérdida de peso. El patinaje es una actividad muy completa, ya que ejercita muchas partes diferentes de nuestro cuerpo. El consumo energético es muy alto, lo que permite quemar calorías mucho mejor que otras actividades más habituales a la hora de intentar perder kilos, como la natación o la bici estática.

Reduce el estrés. La salud mental es tan importante como la física, y en este sentido la aportación del patinaje sobre hielo es también muy positiva porque se trata de una actividad relajante. Al no ser un deporte con una importante carga de impactos el cuerpo disfruta al deslizarse sobre la pista y esa calma se extiende también a nuestro cerebro, lo que se traduce en tranquilidad.

Como veis son muchos los beneficios que el patinaje sobre hielo tiene para la salud, además que mejora muchas de nuestras capacidades, como la coordinación o el equilibrio. El mejor reclamo está en la diversión que ofrece el deslizarse sobre la pista, pero si además aporta grandes beneficios a nuestro cuerpo, pues mucho mejor. ¡Nos vemos en el hielo!

Start typing and press Enter to search